Un año más -¡parece mentira!- estamos de nuevo a las puertas mismas de los festejos y celebraciones que organiza la Real Congregación de San Fermín de los Navarros, en colaboración con organizaciones navarras de Madrid, para los próximos días 6 y 7 de julio, sábado y domingo, con motivo de la festividad de San Fermín, copatrono de Navarra y titular de nuestra Congregación.

Hay pocas novedades en el programa porque lo que de verdad pesa en esta convocatoria es la presencia creciente y entusiasta de cuantos, navarros y madrileños, comparten con nosotros el fervor del chupinazo (sábado 6, a las 12:00 en punto), la chistorrada que sigue al desbordamiento de pañuelos rojos y la degustación de un excelente vino foral; en concreto, el reciente y laureado rosado de las Bodegas Inurrieta, de Falces, que obtiene constantemente medallas, premios y distinciones en los más prestigiosos Salones del Vino, de España y Europa.

Viandas aparte, y al margen de brindis y jotas, no hay que olvidar nuestra ya tradicional tienda de productos navarros. Por ello, encomendamos fervientemente a nuestros congregantes y amigos una visita a este punto de venta que atienden dos damas congregantes: Mery y Begoña, conocidas de todos. Y que estos sanfermines ofrece una serie de novedades en las ilustraciones de polos y pañuelos sanfermineros, para niños y adultos. El producto de estas ventas se destina a las obras de rehabilitación de nuestro complejo.

Y, por supuesto, no hay que dejar de asistir a la fiesta de nuestro día grande -a partir de las 20:00 h. del domingo 7 de julio- y participar en la Misa Coral Navarra, con jotas cantadas por un coro venido desde nuestra patria chica, “Voces Navarras” de Estella, cuya Eucaristía presidirá el obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, S.J. Al término de la ceremonia tendrá lugar un aperitivo popular con degustación de productos navarros, abierto a cuantos acudan hasta nuestra sede (Pº Eduardo Dato, 10), con música y canciones en el patio de la Real Congregación.

Os esperamos a todos. Por supuesto, con el pañuelico rojo al cuello. Con puertas abiertas, como siempre, para recibir a cuantos quieran acudir con vosotros hasta los patios de San Fermín, para compartir con vecinos y amigos estas fiestas tan entrañablemente navarras y que tanto han arraigado, desde hace años, en el corazón chamberilero del pueblo de Madrid.

Gracias a todos. Hasta muy pronto. Y ¡Viva San Fermín!