Se ha llevado a cabo, el viernes 25 de enero,  una visita corporativa por parte de una Comisión de la Junta Particular de la Real Congregación de San Fermín de los Navarros a  la Real Colegiata del Patrono de Madrid, por invitación especial de don Luis Manuel Velasco Sáinz, Teniente de Hermano Mayor-Presidente de la Real, Muy Ilustre y Primitiva Congregación de San Isidro de Naturales de Madrid, que encabezaba, a su vez , la Comisión homónima de la organización isidril.

Tras una muy detallada visita a la que en tiempos fue la cuadra donde Isidro guardaba los bueyes para la labranza, convertida hoy en capilla, e ilustrada con una documentada e interesante exposición a cargo del Consiliario de la Congregación , ambas delegaciones pasaron a la Real Colegiata de San Isidro, donde efectuaron una detenida visita por las dependencias del templo para terminar en el camerino ubicado en la parte posterior del altar mayor, donde se custodian y veneran el Sagrado cuerpo incorrupto de San Isidro y las reliquias de su esposa, Santa María de la Cabeza, donde oraron por unos minutos.

Allí, en aquel pequeño recinto, el Señor Velasco Sáinz glosó la importancia de esta visita, que normaliza  las relaciones entre dos de las más veteranas congregaciones madrileñas. Tras obsequiar a los miembros de la comisión de San Fermín con diversas publicaciones y otro material informativo, entregó un diploma que conmemora  esta visita.

Por su parte, el Viceprefecto de la Real Congregación de San Fermín de los Navarros, don Amalio de Marichalar y Sáenz de Tejada, Conde de Ripalda, respondió con un sentido parlamento en el que puso de relieve la importancia de este acto, que tanto contribuye al buen entendimiento entre personas y organizaciones impulsados por los mismos motivos, metas y creencias, que tan importantes resultan, en estos tiempos, en su incardinación en la sociedad española actual. Fruto de esta visita, se acordó estrechar a futuro las relaciones mutuas, para lo que se encargó al vocal de ambas congregaciones, don José María Goizueta Besga, esta labor de consulado honorífico, al tiempo que se le agradecían las gestiones realizadas para la culminación y desarrollo de este fructífero encuentro.