Tras las supensiones de 2020 y 2021, vuelven los navarros, en Javierada, a Nuevo Baztán, la localidad más navarra de Madrid. Desde la capital de España a los pies de San Francisco Javier, en la parroquia a él dedicada. Esta renovada Javierada se celebrará el domingo 13 de marzo. Se superan, así,  con esta convocatoria, los dos años de “parón”, debidos a los efectos y limitaciones de la malhadada pandemia de la COVID.

Se trata, porque así se acordó en Junta de la Real Congregación y a petición de buen número de congregantes, de una Javierada con sordina: no hay charanga, no hay jotas ni joteros; no hay, tampoco, autobús gratuito desde la parroquia de San Fermín y, obviamente, no se celebrará romería con fin de fiesta y música en la Campa hasta el oscuro. Aunque sí la comida de hermandad, a la que cada uno puede acudir libremente si le apetece, aportando sus propios logros gatronómicos; y, todavía mejor, si se trata de platos típicos del Viejo Reyno. Una decisión que entendemos correcta: todavía siguen muriendo, cada día, muchos españoles, demasiados, de los que nadie se acuerda salvo sus propios familiares y allegados. Y, claro, no está el cuerpo para jotas.

Recuperamos, pues, una de nuestras más arraigadas costumbres y tradiciones: la marcha de los navarros de Madrid a Nuevo Baztán. Y lo hacemos rescatando la base y razón de ser de nuestra peregrinación: el Vía Crucis y la misa en la Plaza del Encuentro; Eucaristía que, en esta edición -la número XLIII de las realizadas-, estará  presidida por un viejo conocido y entrañable amigo de San Fermín y de  los Navarros de Madrid: el P. José María Calderón, Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias de España.

Este año hemos optado por el tarjetón digital para la próxima Javierada, ya que tampoco se distribuirá por vía postal para evitar el inconveniente “efecto llamada” y los riesgos que ello comporta todavía.

Cuantos queráis asistir, estáis invitados. Os esperamos a todos, con los brazos abiertos y el ánimo bien dispuesto.