El cuadro cuelga de nuevo en su lugar, junto al Niño del Dolor. (Foto Ángel Dedios)

En la mañana del jueves 24 de marzo de 2022 nuestro cuadro ha vuelto a casa. Terminaba así un periplo que había arrancado el 22 de septiembre cuando, técnicos especializados en transporte de obras de arte, descolgaban y embalaban con sumo cuidado el lienzo de su ubicación en la Sala de Juntas de nuestra sede social y emprendía con ellos -camino del Museo Nacional del Prado- la primera salida de su historia desde que esta obra se encuentra en manos -en los muros, para ser precisos- de nuestra Real Congregación.

Han sido 176 días -casi tres meses- en los que este cuadro ha permanecido, con carácter de cesión, colgado en el Museo Nacional del Prado como parte integrante -y de notable importancia- en la exposición temporal “Tornaviaje, Arte Iberoamericano en España“. Se trata, como es conocido, de una obra barroca, óleo sobre lienzo, propiedad de la RC, realizada en 1684 –curiosamente, el mismo año en que se fundó la Real Congregación– por el pintor mexicano Juan Correa, titulado “San Fermín y San Francisco Javier, co- patronos de Navarra“.

La exposición de este lienzo, entre otros de igual o parecida importancia, despertó una notable expectación, hasta el extremo que numerosos medios de comunicación se hicieron eco del evento, resaltando la importancia de que esta obra se expusiera por vez primera en publico.

Hay que destacar que S. M. el rey de España, don Felipe VI, en su recorrido por la exposición el día de la inauguración (5 de octubre de 2021) se detuvo especialmente ante nuestro cuadro, que contempló con detenimiento y marcado interés, atendiendo las explicaciones que le proporcionaba el Comisario de la muestra.

Con la clausura de esta exposición, el pasado 13 de marzo, el cuadro volvió a su embalaje de madera desde donde, en la mañana del día 24, como decimos, ha recuperado su emplazamiento en la primera planta de nuestra sede, donde continuará presidiendo, como lo ha venido haciendo durante más de 125 años, la Sala de Juntas de la Real Congregación.

No está previsto que vuelva a ser exhibido públicamente en un futuro inmediato.